DEL AFÁN NO QUEDA SINO EL CANSANCIO

Un error clásico durante el desarrollo de LEAN es confundir la rapidez con la urgencia. Ustedes dirán: ¿Cuál es la diferencia? Cuando digo rapidez me refiero a actuar sin pérdidas de tiempo o esperas. Una vez que la causa raíz ha sido identificada y el plan de acción elaborado es necesario actuar con RAPIDEZ.  Por otro lado, de la URGENCIA no queda sino el cansancio, un análisis mal realizado, incompleto o superficial puede orientarnos en la mala dirección o conclusiones.

El ejemplo perfecto me sucedió hace unas semanas durante una visita a un cliente. Trabajamos en un proyecto de gran impacto económico para la compañía. Por supuesto la expectativa es alta. Un primer análisis estadístico conducía al equipo a concluir que existía un potencial de reducción en la pérdida de 43%. Terminaban el análisis determinando que este porcentaje correspondía a material manchado, que en nada tenía que ver con nuestro problema de base, sobre espesor.

Para lograr el resultado, el equipo estaba buscando como modificar el sistema de uno de sus hornos para que no se viera alterado al ingresar el material manchado, y de esta manera poder ingresarlo al proceso.

Pregunta:

¿Por qué se focalizan en modificar un sistema que hoy está funcionando bien, el horno, en vez de identificar la causa raíz de la mancha y eliminarla?

Si la mancha es una condición defectuosa del material: ¿Por qué agregarle más valor al ingresarla al horno? ¿No estaríamos contrariando los principios de calidad?

La urgencia de obtener los resultados cuanto antes estaban llevando al equipo a precipitar el análisis y concluir sin bases estadísticas correctas. Las acciones estaban fuera de foco, pensadas no en eliminar el fenómeno, sino en cómo convivir con él.

Este ejemplo no es aislado, al contrario, nos encanta el plan de acción y centramos nuestro interés en él. Le damos valor agregado a la ejecución y no al análisis, al que consideramos intangible. Por esto pasamos rápidamente por esta etapa y terminamos utilizando las herramientas estadísticas, no para descubrir, sino para mostrar la idea que desde un principio teníamos preconcebida.

La etapa más importante del ciclo de mejoramiento PDCA es la “P” de Plan. El éxito que se obtenga al implementar este ciclo depende de que tan bien se analizó en la primera etapa. Esta etapa es la que permite entender y generar conocimiento a través del cuestionamiento. Este es el cambio cultural necesario para el sostenimiento de LEAN.

Mi consejo es que, si hay urgencia en la obtención de resultados, no aceleren el proceso de análisis. Faciliten los momentos de encuentro para que el equipo observe y cuestione, no con encuentros esporádicos, sino frecuentes para que los integrantes creen identidad y se unan en torno al fenómeno.  Por supuesto, una vez que la causa raíz haya sido identificada, elimínenla rápidamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s